25.09.2018

¿Deberían los médicos hacer huelga?

A la hora de salir publicada esta NOTICIA DEL DÍA, columna dedicada a comentar publicaciones de índole académica en el ámbito de la Cardiología, un sector de la Sociedad Argentina se halla realizado una Huelga y a partir de las 00 horas del día 25 el Paro General de actividades se presiente que tendrá un  alto impacto y alto grado de acatamiento.

Sin entrar en consideraciones sobre las motivaciones ni adelantar juicio valorativo alguno sobre la medida, que seguramente deparará opiniones variadas en los lectores, al Editor le pareció de interés y de actualidad un artículo que fuera publicado en mayo de 2014 en la prestigiosa Revista Journal of Medical Ethics que provocativamente preguntaba ¿si los doctores deberían hacer Huelga?

Tal será la propuesta y el tema a tratar hoy en la columna

Los autores, del Centre for Population Health Sciences, The University of Edinburgh, Medical School, Edinburgh, Scotland, UK introdujeron su opinión recordando que en junio de 2013 los médicos británicos se declararon en huelga por primera vez desde 1975.

En medio de una recesión económica mundial y con muchos sistemas de salud luchando con finanzas reducidas, en todo el mundo el tema de los trabajadores de salud pública realizando una huelga era muy real.

En mayo de 2012, el gobierno británico anunció que los médicos enfrentarían recortes en su plan de pensiones del Servicio Nacional de Salud (NHS). Ello significaba que cada médico, como empleado del sector público, trabajaría más tiempo, pagaría más impuestos y recibiría menos por sus pensiones.

Todo el sector público estuvo sujeto a estos recortes incluyendo el sector de enfermería, la tripulación de las ambulancias, los maestros y los bomberos que ya habían actuado bajo la protección de los tres principales sindicatos (Unite, Unison y GMB) varios meses antes.

La Asociación Médica Británica (BMA por sus siglas en inglés), como el sindicato de médicos más grande, que nucleaba entonces el 50% de los médicos matriculados del Reimo Unido, lideró las negociaciones con el gobierno

Sin embargo, la BMA se encontró frustrada por la falta de progreso en las negociaciones y presentó un voto para que los médicos se expresaran sobre este tema realizando una huelga: la primera huelga en los 180 años de historia de la BMA.

Una gran mayoría votó a favor de la acción, con dos preguntas para fortalecer la defensa legal de la acción de huelga: una preguntando si estaban preparados para participar en una acción que era una herramienta de los trabajadores industriales, y la otra preguntando si estaban preparados para tomar medidas sin ella. De los 52.250 (51%) miembros que votaron, 44.023 (84%) votaron a favor de tomar medidas laborales frente a los 8.227 (16%) que votaron en contra.

De esta manera el 6 de junio, los médicos tomaron medidas de fuerza en todo el Reino Unido. El Departamento de Salud estimó en Inglaterra solamente, se suspendieron al menos 2700 operaciones electivas y 18.750 citas ambulatorias.

Un año después de los eventos, los autores del paper proponen reflexionar cuidadosamente y discutir si, en este caso, era correcto que los médicos realizaran acciones de huelga llamando a un mayor compromiso y debate, especialmente entre los estudiantes y médicos jóvenes, sobre las responsabilidades éticas que tienen los médicos y la defensa moral de la acción de huelga.

En el desarrollo del texto, se plantea que en un artículo al British Medical Journal (BMJ), Alan Robertson, presidente del comité de pensiones de BMA, argumentó que se oponía fundamentalmente a la idea de que los médicos no pudieran hacer huelga por razones morales: ¿por qué los médicos no deberían tener los mismos derechos laborales que otros trabajadores para defender sus derechos?

El argumento de la BMA era claro: ¿por qué los médicos deberían estar sujetos a reglas diferentes? similar pregunta que los médicos han hecho antes de tomar medidas de fuerza en todo el mundo, incluso en el Reino Unido, EE. UU., Corea del Sur, Canadá, Nueva Zelanda, Israel, Nicaragua, El Salvador, Francia, Alemania, España. , Sudáfrica y Ghana.

La estrategia de BMA se llamó modelo de “acción urgente y atención de emergencia”. Su objetivo era garantizar que los pacientes recibieran atención solo si la necesitaban con urgencia.

La guía proporcionada por la BMA estableció que los médicos debían estar en su lugar habitual de trabajo y que los pacientes recibirían atención de emergencia u otra atención que se requiera urgentemente ese día. Todos los demás trabajos se pospondrían, incluida la cirugía no urgente, las investigaciones, consultas ambulatorias, citas de rutina en la práctica general y el papeleo.

La idea era maximizar la denuncia a la política gubernamental y limitar el daño a los pacientes, mientras se aseguraban de que estuvieran seguros.

Según los autores este problema de la huelga no tiene una respuesta clara, correcta o incorrecta. Pero es necesario que haya un compromiso y un debate mayor y más serio, especialmente con los estudiantes y médicos más jóvenes, sobre las responsabilidades éticas y profesionales que tienen los médicos y la defensa moral de la acción de huelga.

A la luz del creciente poder e influencia de las grandes organizaciones médicas, como la BMA, sobre nuevos miembros más jóvenes, se requiere una mayor discusión y debate sobre las huelgas, incluidos otros asuntos éticos que se desprenden, en círculos informales, formales y académicos.

Al participar juntos, al menos los médicos deberían ser capaces de construir un futuro mejor como miembros de la profesión informados, involucrados y comprometidos.

* Park JJ, Murray SA. Should doctors strike? J Med Ethics. 2014 May;40(5):341-2. doi: 10.1136/medethics-2013-101397. Epub 2013 Jun 20.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • Latin American Heart Rhythm Society
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina