03.01.2019

Deportes y Muerte súbita

En relación a la NOTICIA DEL DÍA de ayer y en relación al tema que se discute en la sección CASOS de hoy, la muerte súbita del capitán de la Fiorentina acaecida en marzo de 2018, la de hoy comentará un artículo de revisión sobre la epidemiología, causas, patogénesis y prevención de la Muerte súbita cardíaca y no cardíaca en los deportes que fuera publicada en noviembre de 2018 en Seminars in thrombosis and hemostasis*.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la actividad física se define actualmente como un movimiento corporal generado por los músculos esqueléticos y que requiere gasto de energía, mientras que el ejercicio físico se clasifica como una subcategoría de la actividad física: se planifica, es repetitivo, estructurado y se enfoca en obtención de mejoras (o preservación) de la aptitud física.

En lugar de eso, el deporte se define típicamente como una actividad basada en el esfuerzo físico en el que los individuos o equipos compiten contra otros.

Además, los deportes se dividen básicamente en “amateur” (también conocido como “recreativo”), en el cual los participantes se involucran mayoritariamente o totalmente sin remuneración, y “profesional” en el que los atletas generalmente reciben una remuneración por el tiempo que pasan en entrenamiento y / o competir.

A diferencia de la percepción popular generalizada, estas dos definiciones no se superponen con las de ejercicio físico “competitivo” o “no competitivo”, porque el objetivo de los atletas que participan en deportes competitivos implica, o está determinado por: la rivalidad (por lo tanto, conlleva la dicotomía directa entre “ganar” y “perder”), mientras que los sujetos involucrados en ejercicios no competitivos (de ocio) están esencialmente realizando actividad física por el placer de hacerlo.

El concepto de deportes competitivos también se asocia frecuentemente con el de “ganar premios”, independientemente del valor real del “premio” (es decir, desde una simple medalla hasta grandes cantidades de dinero).

La clara distinción entre deportes competitivos y no competitivos, así como la distinción entre deportes recreativos y profesionales, tiene implicaciones relevantes para la salud humana.

Los atletas competitivos y profesionales a menudo buscan mejorar su rendimiento atlético mediante grandes volúmenes de entrenamiento, el uso de suplementos dietéticos y, a veces, prácticas injustas (por ejemplo, dopaje), lo que hace que sus cuerpos se acerquen y, en ocasiones, superen sus límites fisiológicos. por el contrario, los límites fisiológicos del ejercicio físico, expresados ​​típicamente en “volumen” como la suma de la intensidad y la duración, son mucho más bajos para los individuos que realizan deportes recreativos o no competitivos.

Sin embargo, las personas recreativas o no competitivas aún pueden estar expuestas a riesgos considerables para la salud a medida que aumenta su volumen de ejercicio físico, ya que su entrenamiento básico no suele ser adecuado para soportar una escalada aguda del volumen de ejercicio.

El ejemplo paradigmático es el de corredor recreativo, que solía correr de 5 a 10 km por semana, pero luego decide participar en un maratón local, cubriendo una distancia que excede con mucho el estado de entrenamiento basal.

Por lo tanto, un balance apropiado entre entrenamiento básico y ejercicio volumen es lo que define principalmente los límites seguros (o saludables) de la actividad física. Esta evidencia ha contribuido al desarrollo del concepto de “ejercicio personalizado”, que implica actividades y volúmenes de ejercicio personalizados individualmente.

Las estadísticas recientes de la Comisión Europea identifican que aproximadamente el 41% de los ciudadanos europeos participan en algunas formas de ejercicio físico o deportes al menos una vez a la semana, el 46% de los cuales practica actividad física vigorosa al menos una vez por semana y el 20% hace ejercicio. 5 veces por semana.

Curiosamente, casi tres cuartas partes de los que practican ejercicio físico vigoroso admitieron gastar 60 minutos por semana realizando dicho ejercicio. En general, la prevalencia el número de hombres físicamente activos es ligeramente más alto que el de las mujeres físicamente activas (45 contra 37%), mientras que la práctica de ejercicio regular disminuye paralelamente al envejecimiento (es decir, 64% en ciudadanos europeos de 15 a 24 años en comparación con 30% en adultos). mayores de 55 años).

Las personas con niveles más altos de educación y que pertenecen a categorías socioprofesionales más altas tienen más probabilidades de practicar ejercicios. Este ejercicio físico involucra principalmente a parques y otros entornos al aire libre (40%), seguido de actividades internas en el hogar (36%) o viajes al trabajo, la escuela y las tiendas (25%).

La gran mayoría (74%) de quienes practican regularmente el ejercicio físico no pertenecen a clubes o equipos, mientras que la gran mayoría también participa en actividades físicas o deportes con el objetivo de mejorar la salud y la forma física.

Curiosamente, la natación es la forma más practicada de actividad física en Europa (22%), seguida del ciclismo (19%), caminar (14%), correr (13%) y fútbol (6%).

Por otro lado la muerte súbita en atletas se define convencionalmente como una muerte inesperada e instantánea que ocurre durante o inmediatamente después del ejercicio (es decir, dentro de 1 a 3 horas), debido a cualquier causa excepto violencia.

Aunque no se han definido criterios de clasificación definitivos, lo que hasta ahora se acepta convencionalmente es que las posibles causas de muerte súbita en los deportes se pueden dividir en cardíacas, es decir, muerte súbita cardíaca (SCD, por sus siglas en inglés) y no cardíacas.

En cambio, el paro cardíaco súbito (ACE) se define como la pérdida abrupta de la función cardíaca en sujetos con o sin enfermedad cardíaca, principalmente debido a un cese repentino e inesperado de los latidos cardíacos, lo que podría conducir a una SCD.

El riesgo general de muerte súbita en atletas es relativamente bajo (es decir, generalmente comprendido entre 0,1 y 38 / 100,000 persona-año) y globalmente comparable al de la población general.

Sin embargo, hasta el 20% de todos los casos de muerte súbita todavía se registran durante el ejercicio. Los trastornos subyacentes más frecuentes encontrados en la SCD son la miocardiopatía hipertrófica y la enfermedad arterial coronaria (EAC), que representan las tres cuartas partes de todas las afecciones.

El riesgo relacionado con la EAC aumenta con el envejecimiento (> 35 años), mientras que el atribuible a miocardiopatías o arritmias fatales es especialmente frecuente entre los jóvenes (<35 años).

En conjunto, estos hallazgos llevarían a la conclusión de que el ejercicio físico puede verse como un desencadenante agudo de isquemia o arritmias miocárdicas en algunos individuos predispuestos.

No obstante, la prevalencia de aterosclerosis coronaria parece ser mayor en atletas que en sujetos sedentarios con un perfil de riesgo comparable. Por el contrario, las placas coronarias en sujetos físicamente activos parecen más estables, atenuando así el riesgo de rotura y la posterior isquemia de miocardio.

Estos hallazgos, junto con la evidencia de un aumento considerable del flujo sanguíneo coronario máximo durante el ejercicio, hacen que sea muy probable que un desequilibrio entre la demanda y el suministro de oxígeno sea la causa más frecuente de isquemia miocárdica en atletas que padecen SCD y / o paro cardíaco.

Por lo tanto, a todos los sujetos que deseen practicar ejercicio de intensidad moderada a alta se les recomienda someterse a un examen de preparación y un seguimiento anual.

Como conclusiones los autores subrayan que aunque no hay duda de que el ejercicio produce una amplia gama de beneficios para el mantenimiento de la salud y el estado físico, algunas personas todavía pueden correr el riesgo de eventos adversos, como SCA y / o SCD. Se ha demostrado ampliamente que el examen realizado por médicos capacitados representa una estrategia eficiente para la prevención de SCA y / o SCD, que permite la identificación de sujetos asintomáticos con anomalías cardiovasculares potencialmente letales y la reducción de la tasa de mortalidad. En conclusión, todos los sujetos que deseen practicar ejercicios de intensidad moderada a alta son altamente recomendados para someterse a dicho examen y seguimiento anual.

* Lippi G, Favaloro EJ, Sanchis-Gomar F. Sudden Cardiac and Noncardiac Death in Sports: Epidemiology, Causes, Pathogenesis, and Prevention. Semin Thromb Hemost. 2018 Nov;44(8):780-786. doi: 10.1055/s-0038-1661334. Epub 2018 Jun 4.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • Latin American Heart Rhythm Society
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina