25.03.2018

Factores de riesgo a mediana edad e incidencia de paro cardíaco

La NOTICIA DEL DÍA comentará hoy un artículo de autores suecos que investigaron el rol de la exposición a factores de riesgo en sujetos de mediana edad y su relación con la incidencia  a largo plazo de paro cardíaco, dependiendo del origen cardíaco o no cardiaco del mismo.

El paro cardíaco repentino, definido como “el cese de la actividad cardíaca mecánica confirmada por la ausencia de signos de circulación”, es una afección potencialmente reversible si se trata con reanimación cardiopulmonar.

La progresión de la condición podría conducir a la muerte súbita cardíaca (MSC), que a su vez se define como un paro repentino de presunto origen cardíaco que ocurre dentro de las 24 h después del inicio de cualquier síntoma que pueda interpretarse retrospectivamente como de origen cardíaco.

El paro cardíaco comúnmente se subdivide en paro cardíaco intrahospitalario (IHCA por sus siglas en inglés) y paro cardíaco extrahospitalario (OHCA por sus siglas en inglés).

La incidencia de IHCA es de 1-5 / 1000 admisiones y para OHCA 0,5 / 1000 habitantes de una población.

Dependiendo de la ubicación, las tasas de supervivencia varían de 10,3% (OHCA) a 28% (IHCA) según el informe de 2013 del Swedish Cardiac Arrest Registry (SCAR).

Otras fuentes afirman tasas de supervivencia más bajas, como 5-10% para OHCA y 15-20% para IHCA.

La principal causa de paro cardíaco se cree que es la enfermedad cardíaca, que representa aproximadamente 2/3 de todos los casos. El paro cardíaco con una etiología no cardíaca constituye alrededor del 15-25% de los casos y la etiología incluye hemorragias, hemorragias intracraneales y embolia pulmonar.

Sin embargo, muchos investigadores han analizado el paro cardíaco, tanto el IHCA como el OHCA, centrándose principalmente en la supervivencia general y los factores peri-paro, como la desfibrilación temprana.

Una limitación es que las comorbilidades, los factores de riesgo cardiovascular y los medicamentos actuales rara vez se conocen. Otra limitación es que estos estudios generalmente están cargados con un sesgo de selección ya que los pacientes incluidos ya han experimentado OHCA o IHCA y, por lo tanto, representan una selección de pacientes más comprometidos.

Hasta el momento, ningún estudio ha examinado prospectivamente el patrón de factores de riesgo cardiovascular en relación con la incidencia de CA durante el seguimiento a largo plazo.

En este estudio se ha abordado este tema, relacionando la exposición a factores de riesgo cardiovascular de presentar un paro cardíaco de origen cardíaco y no cardíaco más adelante en la vida durante la edad madura, en un gran estudio de cohorte prospectivo basado en la población.

Además, los factores de riesgo cardiovascular a mitad de la vida así como los factores peri-paro se relacionaron con la supervivencia en sujetos que sí sufrieron un CA.

Se compararon los individuos de la población basada en la dieta de Malmö y el estudio del cáncer (n = 30.447) con el registro local de CA de la ciudad de Malmö. Las exposiciones basales se relacionaron con la incidencia de CA.

Durante un seguimiento promedio de 17.6 ± 4.6 años, ocurrieron 378 CA, de los cuales el 17.2% sobrevivieron hasta el alta.

Los factores de riesgo de personas de mediana edad para CA de origen cardíaco incluyeron la enfermedad arterial coronaria (HR 2.84 (1.86-4.34) (p <0.001)}, diabetes mellitus (HR 2.37 (1.61-3.51) (p <0.001)} y tabaquismo (HR 1.95 ( 1,49-2,55) (p <0,001)}.

La dislipidemia y el historial de accidente cerebrovascular también se asociaron significativamente con un riesgo elevado de CA de origen cardíaco.

Los factores de riesgo independientes de personas mediana edad para CA de origen no cardiaco incluyeron obesidad (IMC> 30 kg / m2) {HR 2,37 (1,51-3,71) (p <0,001)}, tabaquismo (HR 2,05 (1,33-3,15) (p <0,001)} y estar en tratamiento antihipertensivo {HR 2.25 (1.46-3.46) (p <0.001)}.

Por lo tanto los autores concluyen que además del tabaquismo, que aumenta el riesgo de CA en general, el patrón del factor de riesgo de la mediana edad difiere entre CA de origen cardíaco y no cardiaco. Mientras que el CA de origen cardíaco se predice por la historia de enfermedad cardiovascular, dislipidemia y diabetes mellitus, los principales factores de riesgo para CA de origen no cardiaco son la obesidad y la hipertensión.

Sugieren que además del control de los factores de riesgo cardiovascular clásicos para la prevención del CA, la prevención de la obesidad en la mediana edad puede reducir el riesgo de CA de origen no cardiaco.

* Ohlsson MA, Kennedy LMA, Juhlin T, Melander O. Midlife risk factor exposure and incidence of cardiac arrest depending on cardiac or non-cardiac origin. Int J Cardiol. 2017 Aug 1;240:398-402. doi: 10.1016/j.ijcard.2017.05.004. Epub 2017 May 3.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • Latin American Heart Rhythm Society
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina