18.11.2019

Importancia de la fijación de los electrodos en la TRC

Investigadores italianos de la Universidad de Bologna y de la Universidad de Modena y Reggio publicaron en  la edición del 5 de septiembre de 2018 en la revista Scientific Reports los resultados de un estudio comparativo observacional en el que evaluaron la eficacia de los electrodos de fijación bipolar, cuadripolar y electrodo de fijación activa ventricular izquierda en la terapia de resincronización cardíaca (TRC).

Introdiciéndose al tema, manifiestan que la resincronización cardíaca (TRC) es una terapia probada para la insuficiencia cardíaca, pero una minoría de pacientes no tiene beneficio clínico. 

La falta de mejora es multifacética, debido tanto a la selección de pacientes como a problemas técnicos atribuibles a la CRT. La estimulación del nervio frénico (SNP), el umbral miocárdico alto (HMT por sus siglas en inglés), el desplazamiento del cable del ventrículo izquierdo (LD por sus siglas en inglés) y la imposibilidad de alcanzar el sitio de estimulación objetivo son los problemas técnicos más frecuentes, que determinaron la introducción de nuevos electrodos del ventrículo izquierdo como los electrodos de fijación activa cuadripolar (QL) y bipolar (AFL). 

Este es el primer estudio que compara 3 plataformas de derivación del ventrículo izquierdo diferentes para TRC con desfibrilador: derivación de fijación pasiva bipolar (BL), QL y AFL. El propósito fue evaluar a largo plazo el rendimiento de estos 3 electrodos diferentes, tanto desde el punto de vista técnico como clínico.

Fueron inscriptos 290 candidatos consecutivos para CRTD implantados con BL (n = 136) o QL (n = 97) o AFL (n = 57). Durante un seguimiento mínimo de 10 meses, se evaluó: 

(a) punto final técnico compuesto (TE) (estimulación del nervio frénico a 8 V@0.4 ms, margen de seguridad entre el umbral miocárdico y frénico <2V, desplazamiento del ventrículo izquierdo y fracaso para lograr el sitio objetivo de estimulación)

(b) criterio de valoración clínico compuesto (CE) (muerte, hospitalización por insuficiencia cardíaca, trasplante de corazón, extracción de casbles por infección), 

(c) remodelación inversa (RR) (reducción del volumen sistólico final> 15%). 

Las características basales de los 3 grupos fueron similares. En el seguimiento, la incidencia de TE fue 36.3%, 14.3% y 19.9% ​​en BL, AFL y QL, respectivamente (p <0.01). 

Además, la incidencia de RR fue del 56%, 64% y 68% en BL, AFL y QL respectivamente (p = 0.02). 

No hubo diferencias significativas en CE (p = 0.380). En un análisis multivariable, utilizar ”derivaciones no BL” fue el único predictor de un resultado clínico mejorado. QL y AFL son superiores al BL convencional al mejorar la estimulación del sitio objetivo: AFL a través de la prevención del desplazamiento del electrodo, mientras que QL a través del manejo mejorado de la estimulación del nervio frénico.

Como  conclusiones los autores señalan que la QL y la AFL del ventrículo izquierdo permiten un remodelado inverso superior en comparación con la estimulación pasiva bipolar (BL) convencional, debido a una tasa de desplazamiento reducida del sitio de estimulación objetivo y a la libertad de otros desafíos técnicos. 

AFL y QL resuelven los mismos problemas técnicos, pero de manera diferente, el primero con la fijación activa y el segundo con el reposicionamiento electrónico. Ambas nuevas tecnologías permiten un ritmo específico, entonces AFL es la mejor opción para evitar el desplazamiento, en cambio, QL es el mejor para evitar la estimulación del nervio frénico.

* Ziacchi M, Diemberger I, Corzani A, Martignani C, Mazzotti A, Massaro G, Valzania C, Rapezzi C, Boriani G, Biffi M. Cardiac resynchronization therapy: a comparison among left ventricular bipolar, quadripolar and active fixation leads. Sci Rep. 2018 Sep 5;8(1):13262. doi: 10.1038/s41598-018-31692-z.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • Latin American Heart Rhythm Society
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina